BARTOLINA NÚMERO OCHO

Bartolina 8

Parrilla

hoyo de castigo…

 

Huele a

orín

a mierda

 

Huele de locos…

Sudor

Terror

Angustia

Desesperación

Rabia

Soledad…

 

Aquí la luna

es una desconocida

no hay rayo de sol…


Solo rayos

centellas

palabrotas

obscenidades

en el lado más oscuro…


No se menciona al diablo

no se le mienta

aquí solo se le mienta a Dios

 

En el lado zero de la realidad…

 

Poesía de la incoherencia…

 

Las paredes llevan tatuadas

las señales de sus confinados

de los seres perdidos

sometidos

a un castigo mayor

 que al de la mayoría

de los trastornados

por el designio

 de los psiquiatras

 

Aquí Dios perdió el dedo


dejó de escribir

 

Bartolina 8

Bartola suerte

donde Pedro

plasmó en sus muros

sus sesos estrellados

antes del desayuno

 

                            Donde Quique se desnudó

se revolcó

 en su propia mierda

por lo menos

tenía algo propio

 

Aquí

Toñito que deambulaba “libre”

silbando como canario

por todos los pabellones

durante la luz de día

 

 Solito entraba a la bartola

cuando la tarde se marchaba

 

No aguantaba la oscuridad de su alma

quería ahorcar con sus manos

 todo cuello a su alance

 

Aquí

Marcela gritaba que era puta

hasta el cansancio

por eso la aislaron

en la bartolina 8

como si encerraran

a todos los hombres

que así la deseaban

como si callaran a palos

a todas las mujeres

 que señalaban

hacia su

P

grabada a navaja

en el centro de la frente

 

Como

si su llamada locura hubiera llegado

solo por obra

 y

 gracia

de un espíritu


No por la obra de los desgraciados

que la violaron

los nuevos desgraciados batas blancas

que la vuelven a ultrajar

al conjuro de su lunática

manía de someter a los insanos

 

Aquí en la bartolina 8

Marcela acabó de perder el nombre

ahora es Bartola ocho

la B8…

Ahora solo la moja el chorro helado

de la manguera apaga incendios

 

Ahora solo la moja a cada rato

la orina del miedo

 

Mientras ella se hunde

se hunde

en la realidad abismal

bajo la justicia

que la castiga

por no cuidarse

por provocar

por aparecer

en medio

de este mundo perro

que le abre las piernas

el cerebro

el alma…

 

Que le jode la existencia

en el aislamiento

de la bartolina ocho

Que la sepulta en vida

para ocultar

su incapacidad de sobrevivir

a la locura

 afuera de un hospital psiquiátrico

 

EKTOR ZETTA EK BALAM

“EL JAGUAR NEGRO DE LA POESÍA”

©

2009

 

SIEMPRE JANIS

NUEVA POESÍA
Y
NARRATIVA HISPANOAMERICANA
Antología
MAdrid, España
2009
Visión Libros
Lord Byron Ediciones
Página 77

SIEMPRE JANIS

Siempre Janis…

Corazón en tiempo de verano

Acicaladora lluvia

peinando el tiempo

entre los espejos rotos

La tarde húmeda de Blues

te pega la camiseta

y

los jeans al cuerpo

Mancha los cristales

y

los muros

Un enorme guachinango

decora la pared izquierda

El viento abre la ventana

se te escapa un suspiro

y

se va volando

entre el ruido

de los trenes

de la ciudad decadente

Siempre Janis…

con su canto prisionero

en los discos de plato negro

¡Baby, Baby!

Beauty queen rockera

aguijoneada en la yugular

sin beso de vampiro

El blues rock

se desenrosca de tu cuello

y

se va pisando los charcos

de los barrios obreros

Guetto de los korazones del kaos

crayoneando el beat amanecer

y

célticas sábanas de arena

EKTOR ZETTA EK BALAM

“EL JAGUAR NEGRO DE LA POESÍA”

http://ektorzetta.blogspot.com

TE QUIERO CORAZÓN DE CALLEJONES

 Te quiero corazón de callejones…

Muchacha sin nombre

en las esquinas del odio

y

del olvido

Te quiero a ritmo de Sonora…

En las pistas

de El Molino Rojo

El Ratón loco

y

EL Club de los Artistas

Te quiero Colonia Obrera

Colonia de los Doctores

Universo añejo

de la ciudad

X

E

DF

Desea…

bar

Tanto amar

y

ser amado

tanto/ tanto

como alcanzara mi billete

de

500

Sexi Pesos

 

Te quiero corazón de callejones

“AMOR DE CABARET”

Caballo Loco

Cuando a mis

19

me pusiste a danzar

los zapatos puppies

 

El Sábado por la noche

no era fiebre

tan solo

madrugadas locas

entre los labios sin amor

Llegaba entonces

de andar por las calle grises

de mis tardes

y

mis noches tristes

sin árbol de Popotla

Para renacer un arco iris

de la lluvia de mis ojos

Para matar mi boca

en infinito del espacio

sin estrellas

Amor mío

Coñac

por ese día

Disco Dance

Tango y lluvia

Noche

neón

Niño Perdido

“yo no nací para amar”

y

ella aún

tampoco había nacido

 

EKTOR ZETTA EK BALAM

©

2007

Share